Desinformación

España sufre diariamente ciberataques de peligrosidad crítica o muy alta contra el sector público y empresas estratégicas. Algunas de estas acciones ofensivas tienen su origen, principalmente, en otros Estados que tienen entre sus propósitos debilitar y comprometer la capacidad económica, tecnológica y política de España en un mundo cada vez más complejo, competitivo y globalizado.

Algunos de estos ciberataques forman parte de campañas sistemáticas y maliciosas de distribución de desinformación. Estas campañas suelen aprovecharse de conflictos, vulnerabilidades o áreas de enfrentamiento o polarización social ya existentes y pueden derivar en graves consecuencias para el normal funcionamiento del estado de derecho y sus instituciones.

Diez elementos clave de la desinformacion
  1. Analizar las vulnerabilidades y crisis sociales/políticas/económicas de un Estado al que se quiere desestabilizar o erosionar.

  2. Creación de narrativas transmedia, basadas en informaciones falsas, medias verdades y hechos descontextualizados, destinadas a aumentar las crisis y vulnerabilidades detectadas y contribuir a la polarización de los ciudadanos.

  3. Creación de nuevas redes de medios de comunicación en los que se insertan las narrativas maliciosas. Estos “nuevos medios” son plataformas digitales (webs, blogs o cuentas en YouTube) y destacan por la falta de trazabilidad e información respeto a sus responsables, financiación o fuentes.

  4. Utilización automatizada de perfiles en redes sociales con el objetivo de amplificar al máximo la difusión de las narrativas maliciosas.

Desinformación

Existen diferentes fases a tener en cuenta a la hora de tomar medidas frente a campañas de desinformación: definición, obtención masiva de información, evaluación, planificación y respuesta.

La manera más efectiva de articular una prevención eficaz y una resiliencia efectiva ante estas acciones es protegiendo y orientando al eslabón más vulnerable: los ciudadanos. En este sentido, para evitar que sean víctimas, es necesario que conozcan las principales características de una campaña de desinformación. Solo así podrán ser capaces de detectarlas y no caer en la trampa. Para ello, el Centro Criptológico Nacional ha elaborado diferentes recursos que pone a disposición de todos los usuarios.

Desinformación en el Ciberespacio

Infografía Desinformación en el Ciberespacio

Los 10 elementos clave de una campaña de desinformación

Diferentes estudios sobre el uso de Internet y los hábitos de consumo de información digital sugieren que cerca del 90 por ciento de la población española entre 16 y 65 años puede ser potencialmente víctima de un ataque de desinformación. En esta infografía se explica, de forma muy sencilla y clara, cuáles son las principales consecuencias de estos ataques y los diez elementos clave que caracterizan a una campaña de este tipo.

Desinformación en el Ciberespacio

Buenas Prácticas frente a la desinformación en el ciberespacio

El Centro Criptológico Nacional (CCN) ha desarrollado el “Informe de Buenas Prácticas BP/13 Desinformación en el ciberespacio”, un documento en el que se explican las principales características y metodología de las actuales acciones de desinformación, con el objetivo de que los ciudadanos y los usuarios finales de medios de comunicación digital dispongan de las herramientas que les permitan consumir y compartir información de manera crítica. De este modo, podrán evitar ser cómplices involuntarios de acciones ofensivas contra los intereses del Estado.

Desinformación en el ciberespacio - CCN-CERT BP/13

El fenómeno de la desinformación es una estrategia maliciosa de comunicación destinada a explotar las vulnerabilidades sociales/políticas/económicas inherentes a un Estado, con el objetivo de desestabilizar la cohesión social entre los ciudadanos y aumentar su desconfianza en las instituciones públicas.

Para detectar este tipo de campañas, el CCN-CERT considera que una metodología fiable y eficaz es el monitoreo diario y sistemático de las plataformas de comunicación que presenten características propias de la desinformación. Para ello, el CCN cuenta con la herramienta de ciberviligancia ELISA, un Observatorio Digital desarrollado por el CCN-CERT que se adelanta e identifica de manera temprana estas campañas maliciosas antes de que sean distribuidas mediante perfiles automatizados en redes sociales.

En concreto, ELISA detecta aquellas plataformas digitales que presenten al mismo tiempo y de manera sistemática una combinación de las siguientes características: falta de transparencia, publicación de noticias falsas y narrativas anti sistémicas destinadas a erosionar el contrato social y la cohesión social.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.