FAQ

ELISA considera que el fenómeno de la desinformación es una estrategia maliciosa de comunicación destinada a explotar las vulnerabilidades sociales/políticas/económicas inherentes a un Estado con el objetivo de desestabilizar la cohesión social entre los ciudadanos y aumentar la desconfianza de los ciudadanos en sus instituciones públicas.

Estas campañas maliciosas de comunicación siguen de manera recurrente una metodología de cuatro fases (imagen 1):

    a) Analizar las vulnerabilidades y crisis sociales/políticas/económicas de un Estado al que se quiere desestabilizar o erosionar

    b) Creación de narrativas transmedia, basadas en informaciones falsas, medias verdades y hechos descontextualizados, destinadas a aumentar las crisis y vulnerabilidades detectadas y contribuir a la polarización de los ciudadanos.

    c) Creación de nuevas redes de medios de comunicación en los que se insertan las narrativas maliciosas. Estos “nuevos medios” son plataformas digitales (webs, blogs o cuentas en Youtube) destacan por la falta de trazabilidad e información respeto a sus responsables, financiación o fuentes e intentan competir con los medios de comunicación tradicionales como fuentes fiables de información.

    d) Utilización automatizada de perfiles en redes sociales con el objetivo de amplificar al máximo la difusión de las narrativas maliciosas.

Desinformación

Imagen 1.

Existen diferentes metodologías y procesos para detectar las campañas maliciosas de comunicación. Algunas metodologías (perfectamente válidas y legítimas) se centran en identificar la distribución de noticias maliciosas en la fase final del proceso a través de la detección de perfiles automatizados en redes sociales. Sin embargo, el objetivo de ELISA es el de adelantarse e identificar de manera temprana las campañas maliciosas de comunicación antes de que sean distribuidas mediante perfiles automatizados en redes sociales. Haciendo una analogía con el campo de la medicina, el objetivo de ELISA es el de detectar los parásitos (narrativas maliciosas) cuando todavía están en fase de incubación y aún no se ha producido su contagio y propagación a otros pacientes a través de mosquitos (perfiles automatizados).

ELISA considera que una metodología fiable y eficaz para detectar las narrativas maliciosas contra la cohesión social y las instituciones de un Estado es el monitoreo diario y sistemático de aquellas plataformas de comunicación (webs, blogs, canales en redes sociales) que presenten características objetivas propias de la desinformación. El estudio, la experiencia y la observación previa avalan la hipótesis de que las campañas maliciosas de comunicación se transmiten, en primer lugar, a través de estas plataformas y posteriormente se difunden mediante la automatización de perfiles en redes sociales.

ELISA considera que el fenómeno de la desinformación surge de la combinación de tres elementos:

  1. Falta de transparencia u ocultación de la fuente
  2. Distribución recurrente y sistemática de noticias falsas, manipuladas o descontextualizadas
  3. Distribución recurrente y sistemática de narrativas basadas en erosionar la credibilidad de los principales pilares que sustentan el contrato social y la cohesión de un Estado democrático:
    a. Confianza en el pensamiento científico.
    b. Confianza en las instituciones públicas nacionales.
    c. Confianza en las instituciones públicas multilaterales.
    d. Confianza en el sistema económico y financiero
    e. Confianza en los medios de comunicación tradicionales
    f. Respeto al pluralismo y la cohesión social de un país.

ELISA NO considera como potencialmente desinformativos a canales de comunicación únicamente porque sean anónimos, porque tengan una visión antisistema o crítica con las instituciones, porque defiendan una determinada ideología en el marco de la legalidad, o porque publiquen información no veraz.

El objetivo de ELISA es detectar aquellas plataformas digitales que presenten al mismo tiempo y de manera sistemática una combinación de las tres características antes citadas: (falta de transparencia, publicación de noticias falsas y narrativas anti-sistema destinadas a erosionar el contrato social y la cohesión social en las democracias).

Para ello, se han establecido una serie de indicadores que miden y establecen de una manera objetiva la concurrencia de estas características en una plataforma de comunicación. En función de la mayor o menor concurrencia de indicadores propios de la desinformación, ELISA determina si un medio tiene más o menos posibilidades de ser desinformativo.

ELISA se encuentra en estos momentos en su primera fase de desarrollo. En esta primera fase se ha creado una herramienta de gestión de la información que permite de manera manual identificar e introducir las características de cada nueva plataforma de comunicación detectada como potencialmente desinformativa. Una vez introducidos los datos de manera manual, la herramienta, mediante un logaritmo creado en función de la ponderación de los indicadores, determina las posibilidades de que esa plataforma tenga características maliciosas.

Actualmente se está trabajando en describir la semántica propia y específica de cada indicador, lo que permitirá desarrollar un software tipo crawler que, de manera automática, identifique la concurrencia o no de los indicadores propios de la desinformación en una plataforma de comunicación. En cualquier caso, los resultados que potencialmente pueda aportar este crawler deberían de ser revisados de manera manual para evitar la asignación de falsos positivos.

Aquellos medios que, según la ponderación de ELISA, presentan una concurrencia de elementos suficiente como para ser considerados como potencialmente desinformativos son analizados de manera diaria a través de un observatorio gestionado de manera manual. Este monitoreo sistemático tiene como objetivo identificar de manera temprana narrativas potencialmente maliciosas basadas en mentiras, medias verdades o hechos descontextualizados que fomenten de manera deliberada vulnerabilidades políticas/sociales y económicas.

Así mismo, este observatorio permite identificar campañas coordinadas de noticias maliciosas que surgen al mismo tiempo en plataformas diferentes. Igualmente, permite identificar la introducción en España de narrativas maliciosas generadas en plataformas vinculadas a gobiernos o movimientos políticos extranjeros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento y visualización del sitio web por parte del usuario, así como la recogida de estadísticas. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de Cookies.